Acompañando a la soledad

Existen personas, aquí, muy cerquita, en nuestra ciudad, en nuestro pueblo, nuestros vecinos, la mujer que vive en frente y que da de comer a las palomas desde su ventana,

Detrás, delante, debajo y encima de Julio

Detrás de Julio había una escombrera. Detrás de Julio hay años de fe ciega. Detrás de Julio hay ayuno de barrio. Todo al mismo número, una apuesta ciega. Debajo de

El Carnaval desde la base

Los chavales van llegando. Son chicas y chicos de diversas edades. Son aún pequeños. Ocupan el aula libre de la primera planta, el resto de salas están colapsadas por acciones